Collarines y soportes cervicales

Los collarines se utilizan como soporte o inmovilización en lesiones de la columna cervical.

Diferentes modelos:

  • Collarines de espuma – restringen levemente los movimientos de la cabeza y el cuello.
  • Collarines cervicales rígidos – permiten regulación en altura para un mayor ajuste, limitan la flexión, extensión y en menor grado movimientos de rotación.
  • Collarines tipo Philadelphia – para contracturas y cervicalgias de origen muscular o traumático que requiera estabilización en la fase aguda y en periodo de readaptación
  • Soportes cervicales tipo Minerva – indicados en traumatismos de la columna cervical sin afectación medular, que precisen de inmovilización de los segmentos C1 a T1.
  • Tracciones cervicales – tratamiento de tracción, para fracturas y luxaciones de la columna cervical.

A la hora de elegir el modelo más adecuado es importante conocer exactamente que lesión o problema se padece. Debe ser un médico el que diagnostique y prescriba el tratamiento más adecuado para cada lesión.