Colchones antiescaras

Los colchones antiescaras están pensados para personas con riesgo de úlceras por presión.

Existen tres grandes grupos, en los que podemos diferenciar:

-Los colchones de aire**: Están pensados para personas con movilidad muy reducida o nula ya que así el compresor realiza el trabajo que el paciente no puede hacer por sí mismo.

-Los colchones viscoelásticos: Se hunden en función del peso que reciben minimizando así los puntos de hiperpresión, (coxis, talones, hombros,…) consiguiendo una superficie de apoyo más amplia.

-Los colchones de poliuretano son colchones económicos, su capacidad antiescaras es mínima, nosotros los aconsejamos como colchón económico para poner debajo de un colchón de aire.

 **Los colchones de aire antiescaras (dinámicos) van conectados a un compresor que a su vez está conectado a la corriente eléctrica. Este compresor realiza una alternancia, hinchando y deshinchando las diferentes celdas o tubos del colchón para cambiar los puntos de presión sobre los que descansa el paciente.

Casi todos los modelos de colchones de aire son sobrecolchones, es decir, se necesita otro colchón debajo, el que tenga ya la cama.

A la hora de elegir el modelo más adecuado es importante tener en cuenta el peso y altura del usuario, la capacidad de movimiento, si tiene o ha tenido escaras y en qué grado están.

Si tiene dudas, consúltenos!

Guía para la prevención de las úlceras por presión. Guía para la prevención de las úlceras por presión.

Top