Protocolo de seguridad para motoristas

seguridadmotoristas

Protocolo de seguridad para motoristas

Los ciclomotores y motocicletas son los vehículos que más exponen al conductor a sufrir ciertas lesiones en caso de accidente. Lesiones que muchas veces pueden llegar incluso a costarnos la vida. Sabemos que el casco es fundamental. Cada vez es menos frecuente ver a un motorista sin casco. De hecho, hoy en día es casi impensable. Y es que las campañas de concienciación llevadas a cabo en los últimos años han calado en este colectivo, que hoy lo considera considera como una herramienta fundamental para evitar daños graves en caso de una caída.

Pero muchas veces nos olvidamos de otros equipamientos que pueden evitarnos graves daños, como son por ejemplo la chaqueta, el pantalón, los guantes o las botas especiales. Elementos que refuerzan nuestra seguridad en la carretera y que garantizan una mejor protección. Pero si además añadimos una conducción prudente, las posibilidades de sufrir un accidente y sus consecuencias se reducen notablemente.

En eset sentido, ANESDOR (Asociación Nacional de Empresas del Sector de Dos Ruedas) en colaboración con ACEM (Association des Constructeur Européens de Motocycles) ha elaborado un Manual de Equipamientos de Protección con el objetivo de concienciar sobre el uso de ciertas prendas especiales que contribuyen a evitar lesiones o que reducen la gravedad de las mismas.

El casco

No cabe duda de que entre los elementos de seguridad más importantes se encuentra el casco. Gracias a su uso las lesiones mortales en la cabeza se reducen un 50%, siendo estas las que más muertes y problemas de invalidez causan en los motoristas. Pero para ello es conveniente recordar que éste debe cumplir unas características concretas para que su misión sea realmente eficaz. Por supuesto debe estar homologado para asegurarnos de que cumple con todas las exigencias de las Administraciones de control. Aunque no es obligatorio, siempre es recomendable usar el casco integral, especialmente cuando se realizan trayectos largos, ya que de esta forma se evitan los golpes de viento en la cara y en los ojos.

Además,  el casco debe ser de la talla adecuada, nunca puede quedar holgado. Debe ajustarse perfectamente a la cabeza del conductor ejerciendo cierta presión, pero sin que resulte incómodo. Y cuando lo llevemos puesto debe llevarse abrochado. Debes saber que en el 20% de los accidentes graves, el casco no cumplió su misión al salir disparado en el momento del impacto, dejando al descubierto la cabeza.

Pantalón y chaqueta

El código presentado por ambas organizaciones resalta la importancia también de otras prendas que no son tan habituales como el casco. Especialmente hace hincapié en el pantalón y la chaqueta de manga larga. Estas prendas deben estar compuestas de materiales que resistan a la abrasión, pero que al mismo tiempo permitan la movilidad al conductor sin problemas. Lo ideal es que la chaqueta y el pantalón sean de piel o Kevlar. Y es que la protección que ofrecen estos materiales es un 23% y un 31% mayor que la de las chaquetas y pantalones de algodón, respectivamente. Además, es recomendable que sea de colores vivos, ya que de esta forma mejoraremos nuestra visibilidad para el resto de conductores. Por supuesto, la talla de estas prendas debe ser la adecuada para que podamos movernos correctamente. Por otro lado, debes saber que en los últimos tiempos se han realizado muchos avances en sistemas de air-bags insertado en las chaquetas o en los cascos, garantizando una mayor protección ante un accidente.

Guantes  y botas especiales

Además, es importante cuidar las manos y pies. Cuando un motorista se cae, lo primero que suele echar al suelo son las manos. De ahí la importancia de usar guantes que soporten la fricción. Pero es fundamental que los guantes no disminuyan la sensibilidad o la movilidad del conductor. También es conveniente utilizar botas especiales en lugar de calzado de calle convencional. Según las estadísticas, las lesiones se reducen en un 47% cuando el conductor lleva guantes y botas adecuadas.

Otros elementos de seguridad para motoristas

Además de las prendas de seguridad que podemos llevar, existen otros elementos fundamentales para la seguridad de los motoristas que garantizan una adecuada protección en caso de accidente. Es el caso por ejemplo de las viseras o gafas. Su elección debe ser la adecuada para que contemos con un buen ángulo de visión y que además se corresponda con las condiciones del clima en cada momento. Un problema muy frecuente suele ser el vaho que se genera en la visera, pero debes saber que existen viseras antivaho o con doble acristalamiento. Puedes utilizar gafas si lo prefieres, pero éstas dejan al descubierto algunas partes de la cara.

Además, podemos encontrar otros elementos que nos proporcionan protección extra para el torso, la espalda, la cadera, las rodillas y codos y artilugios como collarines que evitan los movimientos bruscos que pueden ocasionar daños graves en la columna vertebral.

Compartir este artículo