Consejos para enfrentarte a una discapacidad

rollator 521891 960 720

Consejos para enfrentarte a una discapacidad

Enfrentarte a una discapacidad no es tarea fácil: asumir que aquellas actividades que a otras personas les resultan sencillas resultan más complicadas para uno mismo suele ser uno de los principales obstáculos a derribar. Una actitud positiva es imprescindible ante cualquier dificultad que nos presenta la vida y aprender a aceptarnos tal y como somos debe ser el primer paso para enfrentarnos al mundo.

Sabemos que es complicado aceptar situaciones de desventaja, aún más cuando éstas se derivan de la dejadez o falta de interés de algunas personas. Pero para poder luchar contra estas injusticias el primer paso que debemos dar es aceptar nuestra situación y sentirnos bien con nosotros mismos. Para ayudarte en esta tarea tan complicada queremos darte algunos consejos que te ayudarán a enfrentarte a tu discapacidad sin perder la sonrisa.

1. Acepta tus limitaciones

Seguramente este sea el paso más difícil a la hora de enfrentarte a una discapacidad, pero es importante concienciarse de la realidad que se presenta ante nosotros para poder continuar. Es normal que al principio te sientas mal y que pases por un periodo de duelo, pero no debe durar demasiado. Si te regodeas en los malos pensamientos por mucho tiempo nunca lograrás salir de ellos. Aprovecha para disfrutar al máximo cada momento, esto te ayudará a valorar todo lo que tienes en lugar de pensar en lo que te falta.

2. Haz ejercicio

Hacer ejercicio puede beneficiar a la mente incluso más que al cuerpo, por eso es tan importante practicarlo con asiduidad. Busca el deporte que mejor se adapte a tus capacidades y practícalo regularmente, sin saltarte ninguna sesión.

Gracias al ejercicio te sentirás en forma, encontrarás capacidades que creías que no tenías y despejarás la mente de malos pensamientos.

3. Sé educado

Por desgracia encontrarás a gente en el camino que no se comporta de forma adecuada contigo pero enfadarse o ponerse a su altura no te beneficiará en absoluto. Pide respeto de forma educada y manteniendo la calma, seguramente conseguirás un mejor resultado que si te enfadas.

En ocasiones algunas personas no saben cómo tratar a una persona con discapacidad y se ponen nerviosas al hacerlo. Sé comprensivo y compórtate con normalidad, rápido se acostumbrarán y comenzarán a tratarte de forma normal. Eso sí, es importante que no aceptes ayuda que no necesitas solo para que alguien no se sienta mal, deja claro desde un principio cuáles son tus necesidades y qué es lo que puedes hacer por ti mismo.

4. Busca ayuda profesional

Una buena ayuda médica especializada es vital para cualquier persona con discapacidad. Gracias a los médicos especialistas obtendrás toda la información sobre novedades y nuevos descubrimientos que pueden hacerte la vida mucho más fácil. También es importante que emplees material de ortopedia que te haga la vida más sencilla y accesible. ¡Notarás una mejora importante en tu calidad de vida!

La ayuda psicológica es también muy importante en estos casos. Acude a un psicólogo o a un grupo de apoyo para que te ayuden a afrontar la situación y donde puedas expresar tus dudas y tus miedos sin sentirte juzgado ni provocar la lástima de los demás. Recuerda que otras personas han pasado por lo que tú pasas ahora y pueden ayudarte.

5. Acepta los halagos

Muchas veces nos resulta mucho más fácil recibir críticas que halagos. A la hora de enfrentarte a una discapacidad puede que creas que esos halagos no son reales sino un modo de mostrar compasión. Destierra esa idea. Es probable que si te enfrentas a la vida con buena actitud y consigues los propósitos que te vas marcando algunas personas vean en ti un modelo a seguir o un motivo para seguir luchando. Acostúmbrate a que te quieran y recibe los halagos de buena gana.

Compartir este artículo