Cómo cuidar los pies al empezar el frío

Cómo cuidar los pies al empezar el frío

El otoño es un periodo en el que cada día comienza a hacer más frío, por lo que debemos cuidar todas las partes de nuestro cuerpo, en especial los pies que son los grandes olvidados. Los pies necesitan cuidados específicos durante la época de frío, de esta manera se podrán mantener hidratados y en condiciones perfectas.

Los pies aguantan todo el peso del cuerpo y son imprescindibles para caminar. Para comenzar el ritual de cuidado, recomendamos que a la hora del baño se metan los pies en agua caliente con sal, de esta manera se relajarán, luego hay que finalizar con intercambios de agua caliente y fría para así activar la circulación. La hora del baño es ideal para limar las callosidades y durezas, y en caso de tener callos, lo más indicado es acudir a un podólogo.

Aunque en otoño e invierno hacer frío, los pies siguen sudando ya que se llevan calcetines y zapatos cerrados, por lo que recomendamos utilizar desodorantes para los pies, y si quieres hacer uno natural, recomendamos agregar unas gotas de hierbabuena y limón a los pies. Las uñas también deben cuidarse, por lo que en tiempos de frío lo mejor es llevarlas cortadas en forma redonda y pulidas, de esta forma no se engancharán a los calcetines ni se quebrarán.

Y aunque los pies estarán cerrados, se deben exfoliar, así se eliminarán las células muertas. Reiteramos la hidratación de los pies, por lo que se debe comprar una crema y aplicarla para masajear tanto los pies como los dedos. Recomendamos hacer movimientos circulares, y centrarse en los dedos pulgares que son muy sensibles.

Pero no sólo es hidratar los pies, es necesario utiliza un calzado que caliente los pies y que no aprieten para que la circulación no se dificulte. Los pies deben mantenerse totalmente secos, y evita secarlos en una estufa o con bolsas de agua caliente. Estos pequeños consejos junto a utilizar calcetines de lana o algodón para abrigar los pies cuando se esté en el exterior y en casa evitarán que los pies se encuentren ante las bajas temperaturas de esta época. Se debe evitar ante todo la humedad en los pies, así no hay peligro de formación de hongos.

El calzado de invierno debe respetar el ancho y el largo del pie, si pasa lo contrario, los pies se engarrarán y no se podrá andar de manera cómoda. Durante los días de lluvia se recomienda utilizar calzado de goma con membrana impermeable, de esta manera los pies no se mojarán. Cuando se llegue a casa, lo mejor es descalzarse sólo si el suelo está limpio. Elude el frío en los pies ya que en esta zona hay vasos capilares que pueden sufrir daños.

Cuando vayas a comprar zapatos de invierno, hazlo de tarde, así los pies estarán más hinchados y no comprarás un calzado que luego te quede pequeño. Si tu bolsillo no te permite utilizar zapatos de cuero, cuando llegues a casa, lava y seca bien los pies. En invierno se debe utilizar los zapatos adecuados, cuando se haga deporte lo mejor son zapatillas deportivas, en los días de lluvia las botas de agua, y los días normales botas.

Los pies son la parte del cuerpo que más sufre por lo que con estos cuidados básicos cuando llegue el verano estarán perfectos para poder lucirlos.

Compartir este artículo